COMER SALUDABLE

En el mercado de alimentación existe una gran inquietud entre los consumidores por el desconocimiento del origen de los alimentos y por los efectos secundarios que cierto tipo de componentes ocasionan en la salud de las personas.  Hay estudios que indican que la ingesta continuada de ciertos componentes de los alimentos pueden llegar a producir enfermedades graves, incluso en algunas sociedades la esperanza de vida se ha visto reducida por una mala alimentación. Actualmente, en cualquier tipo de alimento, ya sean verduras, carnes o alimentos precocinados, el consumidor exige conocer la procedencia y, sobre todo, el tratamiento que se ha dado a los productos que va a consumir. En gran medida, la decisión de compra viene dada por este factor. Esta situación, en el ámbito de la alimentación animal, ha provocado que sean revisados aspectos como las condiciones de estabulación de los animales o la prohibición de algunos estimuladores de crecimiento de tipo hormonal, los antibióticos o bactericidas. También, la legislación tiende a proteger la calidad final del producto, exigiendo a los fabricantes el establecimiento de la trazabilidad de cualquier alimento y prohibiendo algunos componentes cuyos efectos pueden ser perjudiciales para la salud. comer_saludable